terça-feira, 21 de fevereiro de 2012

Quarta-Feira de Cinzas: dia de jejum e abstinência


Do blogue: Catolicidad

Publicamos, de nuevo, este post del 17 de febrero de 2010 que entonces titulamos "MIÉRCOLES DE CENIZA: POLVO ERES Y EN POLVO TE CONVERTIRÁS", mismo que nos han hecho favor de reproducir también otros blogs católicos, ya que sintetiza muy bien lo que esta fecha significa. Aparecerá inusualmente durante dos días seguidos (martes y miércoles) para que nadie olvide que el miércoles de ceniza obligan el ayuno y la abstinencia a partir de las 0.00 hrs.


Inicia, así, la Cuaresma el Miércoles de Ceniza: “Memento homo, quia pulvis es, et in pulverem revertis” (Recuerda, hombre, que polvo eres y en polvo te convertirás).

Es día de ayuno y abstinencia:


El ayuno obliga desde los dieciocho años hasta los cincuenta y nueve.


La abstinencia obliga a partir de los catorce años cumplidos (aunque es aconsejable iniciarla desde los 7 años, como antes se acostumbraba).

El ayuno es realizar sólo una comida fuerte (completa) al día. Se permite, además, la parvedad en la mañana y la colación en la noche que consiste en un muy ligero alimento (bastante menor al acostumbrado). No debe comerse ningún otro alimento entre comidas. Los líquidos simples o para calmar la sed pueden beberse a cualquier hora (por ejemplo: agua, cerveza, vino, café con poca azúcar, etc.). No deben beberse, entre comidas, caldos, leche y otros que fungen como alimento.

La abstinencia prohibe comer DURANTE LAS 24 HRS. DEL DÍA, carne y caldo de carne de animales terrestres o que vuelan (res, carnero, cerdo, pollo, codorniz, pájaros, etc.). Se permite la carne de pescados o mariscos (animales acuáticos). En algunas regiones existe el error generalizado de que se permite el pollo o el caldo de pollo, pero esto no es así.

-----------------------------------------------------------------------------------------
MIERCOLES DE CENIZA: EL INICIO DE LA CUARESMA


Autores: Tere Fernández y Luis Gutiérrez


La imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.

La Cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón.

Origen de la costumbre

Antiguamente los judíos acostumbraban cubrirse de ceniza cuando hacían algún sacrificio y los ninivitas también usaban la ceniza como signo de su deseo de conversión de su mala vida a una vida con Dios.

En los primeros siglos de la Iglesia, las personas que querían recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo, se ponían ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad vestidos con un "hábito penitencial". Esto representaba su voluntad de convertirse.

En el año 384 d.C., la Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos y desde el siglo XI, la Iglesia de Roma acostumbra poner las cenizas al iniciar los 40 días de penitencia y conversión.

Las cenizas que se utilizan se obtienen quemando las palmas usadas el Domingo de Ramos de año anterior. Esto nos recuerda que lo que fue signo de gloria pronto se reduce a nada.

También, fue usado el período de Cuaresma para preparar a los que iban a recibir el Bautismo la noche de Pascua, imitando a Cristo con sus 40 días de ayuno.

La imposición de ceniza es una costumbre que nos recuerda que algún día vamos a morir y que nuestro cuerpo se va a convertir en polvo. Nos enseña que todo lo material que tengamos aquí se acaba. En cambio, todo el bien que tengamos en nuestra alma nos lo vamos a llevar a la eternidad. Al final de nuestra vida, sólo nos llevaremos aquello que hayamos hecho por Dios y por nuestros hermanos los hombres.

Cuando el sacerdote nos pone la ceniza, debemos tener una actitud de querer mejorar, de querer tener amistad con Dios. La ceniza se le impone a los niños y a los adultos.



DEL CATECISMO MAYOR DE SAN PÍO X:


39. ¿Por qué el primer día de Cuaresma se llama día de CENIZA? - El primer día de Cuaresma se llama día de Ceniza porque en este día pone la Iglesia sobre la cabeza de los fieles la sagrada Ceniza.

40. ¿Por qué la Iglesia impone la sagrada Ceniza al principio de la Cuaresma? - La Iglesia, al principio de la Cuaresma, acostumbra poner la sagrada Ceniza para recordarnos que somos compuestos de polvo y a polvo hemos de reducirnos con la muerte, y así nos humillemos y hagamos penitencia de nuestros pecados, mientras tenemos tiempo.

41. ¿Con qué disposiciones hemos de recibir la sagrada Ceniza? - Hemos de recibir la sagrada Ceniza con un corazón contrito y humillado, y con la santa resolución de pasar la Cuaresma en obras de penitencia.

42. ¿Qué hemos de hacer para pasar bien la Cuaresma según la mente de la Iglesia? - Para pasar bien la Cuaresma según la mente de la Iglesia hemos de hacer cuatro cosas: 1ª, guardar exactamente el ayuno y la abstinencia, y mortificarnos no sólo en las cosas ilícitas y peligrosas, sino también en cuanto podamos en las lícitas, como sería moderándonos en las recreaciones; 2ª, darnos a la oración y hacer limosnas y otras obras de cristiana piedad con el prójimo más que de ordinario, 3ª, oír la palabra de Dios, no ya por costumbre o curiosidad, sino con deseo de poner en práctica las verdades que se oyen; 4ª, andar con solicitud en prepararnos a la confesión para hacer más meritorio el ayuno y disponernos mejor a la Comunión pascual.

5 comentários:

FireHead disse...

Infelizmente muitos dos que se afirmam católicos de boca para fora e que estão em perfeitas condições de saúde não cumprem o dever de jejuar e abster-se de comer carne durante a quarta-feira das cinzas e todas as sextas do período da Quaresma.
Sinais dos tempos.

Mariam disse...

"FireHead",

O jejum e a abstinência requeridos durante a Quaresma, e o jejum que a Igreja tanto recomenda na vida dos crentes, parecem-me bastante acessíveis e possíveis a qualquer pessoa em "perfeitas condições de saúde", como dizes.

Sou da opinião de que (mas cada um é livre e isto não é obrigatório, mas facultativo) na Quarta-Feira de Cinzas e na Sexta-Feira Santa, quem puder (não morrerá, decerto), por que não ficar somente a pão e água? E... para os viciados em café - um cafézinho de manhã...

Uma coisa que me entristece muito é a questão do comer ou não carne... São tantos os "católicos", inclusive Padres, que contestam a proibição de comer carne nos dias de jejum e/ou de abstinência! Claro que não faz qualquer sentido abster-se de comer carne e encharcar-se de peixe, legumes, chocolates, etc., etc., mas daí a dizer que tal imposição da Igreja não faz sentido e que está ultrapassada, é ir longe demais!

Quanto aos sinais dos tempos, de que falaste também noutro comentário, como disse ontem o meu querido Pároco, nunca o demónio andou tão feroz como agora. Ele sabe que está muito perto a sua ruína, o seu reino findará e por isso ele consegue criar todas estas divisões, países contra países, famílias arruinadas, pessoas desesperadas, assassínios, uma confusão moral tremenda, e toda a sorte de males. Só a oração poderá libertar-nos, em Jesus, do poder das trevas (c.f. Mt 9, 24).

Este tempo no qual nos movemos não nos deve paralisar - o mundo continua a girar - mas antes impulsionar a perseverar no caminho do Bem com Fé, Esperança e Caridade.

Uma santa Quaresma!

Jorge disse...

http://youtu.be/NPNqCPAM3Yc
Aconselho a ouvir e se possível ler sermão de quarta-feira de Cinzas do Padre António Viera.

Talvez a verdadeira abstinência e o verdadeiro jejum, não seja simplesmente cumprir uma tradição de não comer isto ou aquilo, não negando a tradição, mas exigindo a verdade o verdadeiro jejum é o jejum do ego e abstinência do ego individualista que consome o interior solitário do Homem moderno.

Vou fazer jejum nas palavras e não explicar o motivo que levou ao definhar do significado dos dias de jejum nos dias de hoje.

A_DEUS

Mariam disse...

Jorge,

Obrigada pela tua partilha aqui neste espaço.

Santa Quaresma!

FireHead disse...

Sim, jejuar ou pelo menos fazer refeições ligeiras que não incluam carne, ainda que nos dias de hoje a carne é mais barata que o peixe. :)

Uma Santa Quaresma também para ti e para os teus!